#8M 08.Mar.2017 | 08:29
Que el lugar que ocupes, que la decisión que tomes, no sea la indiferencia
Por Eliana Benay*

Llegamos al 8 de marzo (#8M), Día Internacional de la Mujer Trabajadora, con una país atravesando una crisis financiara, de la que no se sabe cuándo va a terminar, con despidos y empresas que se cierran, pero que, sin embargo, no debe perder de vista lo que ocurrirá durante todo el día. Y mientras algunos discuten si celebrar o recordar, si saludar u omitir, hay grupos y organizaciones que llamaron a un “Paro de mujeres” que estas alturas ya cuenta con adhesiones  de mujeres en 30 países del mundo.

El método no es casual, el mismo aplicado por las islandesas en 1975, “el día libre de mujeres”. Tiempo después el Parlamento de Islandia aprobó la Ley de Pago Igualitario. 

Seas varón o mujer, decidas adherir al paro o no, lo que no podes hacer es desconocer que se está dando un movimiento de cambio, y que no nace de la indiferencia, que toma notoriedad el 8 de marzo, pero que también lo hizo en noviembre y en junio en la marcha #NiUnaMenos. 

Los ecos de #NiUnaMenos suenan fuerte, y se mezclan, como en la vida misma, porque la propia realidad así lo demanda. Es entonces donde el slogan “Si nuestras vidas no valen, ¡produzcan sin nosotras!” cobra más sentido. No lo dicen un “par de activistas”, sino las cifras: 290 mujeres fueron víctimas de femicidio el año pasado en Argentina, de acuerdo con un informe de la organización “La Casa del Encuentro”, lo que arrojó que en el país muere una mujer cada 30 horas. 

¿Se va parar el país? No lo creo, pero sí se sentirá, sí permitirá dar cuenta que hay muchas mujeres y varones dispuestos a dar lucha. Pero seamos honestos, el 8M servirá de poco si se queda en una foto; debe ser un punto de partida para discutir qué estamos haciendo con lo que “parece obvio” pero no lo es: me refiero a la igualdad de oportunidades. Eso incluye las gerencias empresariales, los lugares de decisión, pero también a las mujeres domésticas, que muchas veces son explotadas por otras mujeres, en la carga horaria y en la baja paga.

Pensar que lo que “debería ser” lo será por mera evolución es desconocer las luchas de mujeres que fueron contra lo establecido y en busca de eso “obvio” que no lo tenían. 

Dejar la indiferencia es el camino, la acción real, la que involucra el cuerpo, no la opinión expresada en las redes sociales, tan complacientes. Al menos eso me enseñaron las mujeres que marcharon por las mejoras laborales,  por el voto, luego por el cupo femenino, y hoy para que les garanticen seguridad. Siempre fueron momento de crisis, y torcieron la realidad por que no fueron indiferentes. 

Trabajá; no pares. No vayas a la marcha. Que sea lo que quieras, pero nunca indiferente

* Secretaria de Redacción de NEA RURAL

BREVES
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
NEA RURAL - Agenda de Ruralidades | Un servicio de Ivy Media - Contenidos de la Tierra
Dirección Periodística: Verónica Puig
Secretaría de Redacción: Eliana Benay
Redacción: Liliana Rodríguez (Corrientes)
25 de Mayo 1730 (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel.: +54 376 4429996 | Copyright 2002 - 2016 | Grupo Guapurú ©