TE09.Ene.2017 | 21:09
Breves etapas históricas del té en 25 puntos | 2da parte
Por Ing Sergio Prat Kricun (*)

11° | Hasta 1877, Ceylán (Sri Lanka) fue un gran productor de café, pero en un breve tiempo sus cafetales fueron diezmados por una enfermedad fúngica la roya del café. Esta catastrófica epifitía, llevo a los plantadores a reemplazar sus plantaciones por té de Assam en un plazo no mayor de 15 años, iniciando así la industria tealera en Ceylán (Sri Lanka). En Java y Sumatra (Indonesia), el té fue introducido por los holandeses entre 1827 y 1833 con semillas de china, que fue reemplazado con material de Assam en 1878.

12° | A igual que en Ceilán (Sri Lanka) el té fue introducido en África en reemplazo del café en Natal en 1877, pero no alcanzó importancia económica en las colonias del este de Africa, actuales Kenya, Malawi, Zimbabwe, Tanzania, Uganda, hasta el fin de la 2° guerra mundial y con posterioridad a la independencia de la India. En Georgia, república trascaucásica a orillas del Mar Negro se inicia su cultivo a inicios de siglo XX, alcanzando su máximo desarrollo en la década de los ’60. Estas plantaciones prácticamente desaparecieron a partir del año 1986, como consecuencia de la tragedia de Chernobyl (Ucrania).

13° | En el ámbito mundial, el área cultivada en el año 2014 alcanzó las 3.691.000ha, con una producción de 5.173.000 toneladas, de este total el 68% corresponde a té negro, 31% a té verde y 1% a otros tés como el oolong, pauchong, jazmín, blanco, rojo, etc. El mercado mundial alcanzó 1.829.000 toneladas, que representan el 35,3% de la producción.

En la Argentina, las primeras plantaciones se efectuaron en 1923, por parte del productor de Tres Capones (Mnes.) Vladimiro Hnatiuk, con semillas que provistas por su hermano el sacerdote Tijan Hnatiuk obtenidas de plantaciones de Georgia en el Caucaso o en Villa Rica (Paraguay), con un total inicial de 4,5 has. Otras introducciones fueron por particulares fueron las realizadas por Otto Bemberg en el actual Pto. Libertad y la Cia. Liebig en Norte de la provincia de Corrientes. En 1924 el Ministerio de Agricultura efectuó la primera introducción con material originario de china. A fines de la década de 40, existían en la región una 300Has originadas en material Assámico de hojas medianas procedente de la EEA de Loreto o semillas procedentes de Villa Rica (Paraguay) en 1939.

14° | En 1939 el Ing. Químico Jacobo Tarabanoff técnico de la EEA de Loreto, publica en 1938 “El cultivo de té” en el Almanaque del MAG, pág. 289-294, que constituye el primer trabajo técnico a nivel local sobre el cultivo. Allí fue expuesto en forma muy sencilla y clara los principales pasos para la producción de plantas, plantación, poda de formación, poda y cosecha manual, así como la necesidad de aromatización de té elaborado por la falta de aroma del producto local.

15° | En 1943 el Ing.- Tarabanoff publica en el Almanaque de MAG un trabajo específico sobre la cosecha. Allí indicaba que superficie plantada provincial alcanzaba a las 100 ha, indicaba los inconvenientes de la cosecha de plantas individuales, recomendaba la cosecha en cercos vivos, única posibilidad económica del cultivo en el futuro. Mencionaba que en algunos países grandes productores, se estaba ensayando la cosecha mecánica.

16° | En 1946 el Ing. Agr. Arturo Mutínelli publica en el almanaque del MAG un breve artículo sobre el cultivo del té en el país. Menciona ya existían en esa época una 300 ha, así como dos secaderos mecánicos. Refiere que durante la 2° guerra mundial se debió importar té de Brasil, de igual inferir calidad al té argentino. Para el año 1945 estimo una producción de te seco que alcanzaría a 13.000 kg de té elaborado.

17° | En la década del ‘50 las restricciones al uso de divisas para la adquisición de bienes suntuarios, entre los cuales se encontraba clasificado el té. Así como la imposibilidad posterior de la importación al cambio oficial, genero un desabastecimiento en el mercado interno, que tuvo como efecto una suba apreciable en el precio y el desagrado de un estamento social elevado.

A partir de la crisis del sector externo, muchos agricultores comenzaron a implantar té. Lo remarcable de este proceso fue el crecimiento explosivo en la superficie plantada, que en un corto lapso comprendido entre 1954 y 1955 alcanzó una superficie de más de 32.000 hectáreas, en los 20 años posteriores se llega a la superficie máxima a mediados la década del ’70, con 45.000 hectáreas y un crecimiento anual promedio de 625 hectáreas. Este vertiginoso ritmo de plantación no permitió seleccionar plantas semilleros superiores, efectuar almácigos, seleccionar plantas en vivero y luego implantar las mejores. Se empleó la siembra directa y posterior raleo, con cualquier semilla sin considerar su procedencia y calidad; no se proveyó sombra adecuada a la joven planta y por último se prefirió una baja densidad. Todas estas características tecnológicas condicionan la estructura productiva telera, siendo aún relevantes para el actual funcionamiento de la actividad generando un alto impacto negativo al sector industrializado. y condicionando severamente el factor calidad.

La misma crisis que incentivó la implantación de té, impidió la importación de maquinaria adecuada para la elaboración. En consecuencia se debieron realizar adaptaciones de maquinarias, que reproducían modelos de otros países, con el objeto de procesar la creciente cantidad de materia prima. Por otra parte, los métodos aplicados en la recolección manual, ya entonces se presentaban como deficientes proveyendo una materia prima de baja calidad, con un exceso de hojas maduras y tallos lignificados que imposibilitaban una elaboración adecuada y un producto de calidad.

El primer efecto fue la sustitución de las importaciones de té, por el producto de origen nacional ya en al año 1953, y el segundo fue el avance hacia los mercados externos que absorbieron la mayor producción desde mediados de la década del ’50. Este hecho fue acompañado con elevados precios internacionales y locales, estos precios configuraron un ingreso muy rentable al productor, motivo por el cual gran cantidad de productores ya instalados en Misiones y Corrientes, incorporaran al té dentro de sus variadas producciones ya existentes.

En esa época el MAG publicó en su almanaque de 1953-54, “El cultivo de té en nuestro país”, con una descripción bastante pormenorizada de origen, características del cultivo, así como producción de plantas, plantación, podas, cosecha y el sistema de manufactura de té negro. Información de gran valor que la mayoría de los plantadores siguió en forma parcial.

18° | En esa época surgieron las principales empresas teleras privadas y cooperativas, entre ellas podemos mencionar a ITA(Industria Telera Argentina), Agrote luego KT, Cooperativa Agropecuaria de Oberá, Cooperativa Agrícolas de Picada Libertad, Aspitarte, Casa Fuentes (Grupo Finlay Int. desde 2014), Las Treinta (Flia.Urrutia), Cia. Argentina de Té (Grupo Llorente), Pech Hnos. y Establecimiento Las Marías. Y en la actualidad Don Basilio (Flia. Okulovich), El Vasco (Flia. Betia asociada a Unilever) y Rosamonte (flia. Hrenuk) fueron posteriores

19° | Esta nueva actividad también atrajo el capital industrial, dado que entre 1953 y 1955 comenzó la instalación de secaderos de variadas características y capacidades, en su mayoría con capitales extra provinciales. La actividad cooperativa ya en franco desarrollo por esos años en la región, incorporó entre sus actividades la elaboración de té, aunque a un ritmo menor al de las empresas de capital no cooperativo.El volumen de té exportado, adquirió importancia a partir de la década del ’60. Desde entonces, la actividad destinó la mayor parte de lo producido a los mercados externos, si bien el origen de la actividad fue motivado por el desabastecimiento del mercado interno. El acelerado ritmo de implantación, produjo niveles de producción imposibles de absorber por parte de dicho mercado.Esto generó la primera situación crítica de la actividad, que se manifestó luego que las plantaciones efectuadas entraron en plena producción. Con niveles crecientes año tras año, se llegó a una sobreproducción imposible de colocar en el mercado interno y debió ser destinada rápidamente al mercado internacional.

............................................ (Sigue)

* Ing Agr. Mgter. Asesor Técnico. Ex Director del Grupo de Yerba y Té de INTA Regional Misiones, en la EEA de Cerro Azul

BREVES
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
NEA RURAL - Agenda de Ruralidades | Un servicio de Ivy Media - Contenidos de la Tierra
Dirección Periodística: Verónica Puig
Secretaría de Redacción: Eliana Benay
Redacción: Liliana Rodríguez (Corrientes)
25 de Mayo 1730 (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel.: +54 376 4429996 | Copyright 2002 - 2016 | Grupo Guapurú ©